La religiosidad antigua regresa a Sagunto

“CIVILIZACIONES ANTIGVAS AEQVOR NOSTRVM, ARSE-SAGVUNTUM” RECREAN LA CEREMONIA A LA DIOSA DE LA NATURALEZA “ISTHAR”, EN EL DÍA DE LA ROMANIDAD.

Las Guerras y los antiguos dioses, son punto de partida en esta recreación organizada por la Asociación “CIVILIZACIONES ANTIGVAS AEQVOR NOSTRVM, ARSE-SAGVUNTUM”.
La fuerza del viento y del mar son testigos del esfuerzo de los recreadores, con vestimentas de gran elaboración, y en plena resaca del temporal que asoló levante, realizan la ceremonia a la diosa de la Naturaleza “Isthar” pidiendo su protección.
Al igual que sus antepasados lo hicieran para pedir protección en plena Segunda Guerra Púnica, de los envites entre romanos y cartagineses, de Aníbal y Escipión; nuestros amigos saguntinos realizan las plegarias a los elementos: Viento, agua, tierra…
En un entorno espectacular, un marco incomparable natural, el video que nos ofrecen aquí, transmite la fuerza del momento y la intensidad de interpretar con todo detalle aquello que en otro tiempo pudo haber sucedido. Las túnicas ondeando al ímpetu del viento mediterráneo, la unidad frente a la separación, la llamada a la Diosa para que ponga orden en ese mundo fragmentado, son percibidos por el espectador, espectador que desearía estar compartiendo en ese mismo instante ese momento de unión entre naturaleza y hombres.
Antepasados y recreadores, viven en un mismo presente. Sus pies perciben la suavidad de la arena, pero también las afiladas rocas rendidas a la fuerza del oleaje; los rostros sienten las perlas de agua estrellarse sin remedio contra la piel, humedeciendo sus cabellos e impregnándolos con el olor a salitre y algas; y el miedo a un futuro que está por venir, es compartido en el tiempo por unos y otros, dejando una sensación de vacío ante la insignificancia de la presencia del hombre, en comparación a la fuerza de la naturaleza.
La Diosa “Isthar” está presente, observando y tomando nota de todo lo que allí sucede, y duerme tranquila, sabiendo que su recuerdo está en buenas manos, en las manos de Sagunto y sus recreadores.

Podéis contemplarlo todo pinchando aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *